facebook twitteryoutube Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
 x 

Carro vacío

Garrapatas y Piroplasmosis - Verdades y mitos

¿Tienes un caballo piro-free? ¿Sabes cómo evitar la aparición de esta enfermedad?

La piroplasmosis equina es una de las enfermedades infecciosas más comunes entre los caballos y endémica en muchos países europeos, entre ellos España, pues afecta aproximadamente al 80% de la población equina de la Península Ibérica. Asimismo, se han descrito recientemente varios casos de otra enfermedad similar, ambas de transmisión vectorial, conocida como la Enfermedad de Lyme, antes poco común en España. Las actuales tendencias que fomentan el bienestar animal y promueven que el caballo pase largos periodos de tiempo en el prado, sumado al cambio climático y su efecto sobre las condiciones de temperatura y humedad, favorecen la presencia y exposición a garrapatas y con ello, la transmisión y prevalencia de este tipo de enfermedades.

Esta enfermedad crónica se asocia principalmente a la reducción del rendimiento deportivo y a la pérdida de peso, además de a la presencia de fiebre, letargia, anorexia o anemia, por lo que se convierte en una patología de especial interés en el mundo ecuestre. Asimismo, en caso de que quieras vender o exportar un caballo, debes tener en cuenta que muchos países libres de enfermedad como son Estados Unidos, Canadá o Japón, intentan mantener este estatus con políticas “piro-free” que prohíben el tráfico de animales seropositivos a piroplasmosis. Esto quiere decir que, si pretendes preparar a tu caballo para una venta internacional, este no puede padecer piroplasmosis, lo que viene asociado directamente con graves pérdidas económicas para el sector equino español. Al tratarse de una enfermedad crónica, una vez infectado el animal, lo estará de por vida. El tratamiento está dirigido principalmente a reducir la posible aparición de signos clínicos, pero no hará que desaparezca la enfermedad y, por tanto, no permitirá superar este tipo políticas restrictivas.

Como he mencionado anteriormente, la piroplasmosis, al igual que la enfermedad de Lyme, es una enfermedad de transmisión vectorial y está causada por dos protozoos (Babesia caballi y Theileria equi). Estos son vehiculados a través de las garrapatas, principalmente las del género Dermacentor, Hyalomma y Rhipicephalus, que funcionan como vector de la enfermedad. Por lo tanto, la clave de la prevención será evitar o reducir lo máximo posible el contacto entre la garrapata y el caballo.

Con el fin de conocer más acerca de estos arácnidos y de aprender a realizar un buen manejo en las cuadras para mantener a nuestros animales sanos y prevenir su infección, la Dra. A. Sonia Olmeda Diplomada por la European Veterinary Parasitology College y profesora Titular de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid del Departamento de Sanidad Animal que ha trabajado casi 30 años en el campo de las garrapatas y de la transmisión de enfermedades de los animales al hombre, nos facilita información muy útil e interesante.

El principal problema para el control de las garrapatas es que se considera que todas ellas son iguales y nada más lejos de la realidad defiende la Dr. Olmeda. Siendo las garrapatas organismos muy especializados, han sido capaces de adaptarse a climas tan adversos como la Antártida o el Desierto y a todo tipo de animales de sangre caliente o fría. Aunque la especie más estudiada y frente a la que más medidas de control se han desarrollado es Ixodes, abundante en Estados Unidos y el Centro Europa, en el área mediterránea predominan otros géneros capaces de soportar temperaturas muy elevadas y ambientes extremadamente secos.

Centrándonos únicamente en el caballo y en la zona Centro Sur Peninsular encontramos hasta 4 y 5 especies que, como estrategia para reducir la competencia entre ellas, están activas en distintas épocas del año o en diferentes regiones del animal. Esto nos conduce a otra idea, ¿solo tenemos que preocuparnos de las garrapatas en verano? La respuesta es no, a diferencia de lo que comúnmente se cree ya que, aunque las poblaciones veraniegas son más abundantes, algunas garrapatas como Dermacentor aumentan su actividad en los meses más fríos.

Retomando la idea inicial acerca de su capacidad de transmisión de patógenos, debemos tener en cuenta que la primera medida es evitar el contacto de la garrapata con el animal o que esta permanezca el tiempo suficiente para vehicular la enfermedad. Lo más importante es retirar la garrapata en las primeras 24 horas nos comenta Sonia. El problema es que las garrapatas típicamente reconocibles son lo que se denominan hembras grávidas, que llevan un tiempo alimentándose y que poseen un tamaño mucho mayor. Sin embargo, en los momentos iniciales, las garrapatas que se anclan y se alimentan lentamente de la sangre del caballo son prácticamente planas y difíciles de localizar, por lo que será fundamental revisar minuciosamente al animal utilizando vista y tacto.

¿Qué hacer si identificamos una garrapata en nuestro caballo? En caso de encontrarnos una o dos garrapatas, estas se pueden retirar manualmente o con ayudan de herramientas como pinzas. La mejor manera de hacerlo es sujetarla lo más próximo posible a la piel y traccionar en sentido perpendicular a la misma sin retorcer ni apretar. Otro de los mitos más comunes es evitar dejar “la cabeza” dentro de la piel al retirarla. Sin embargo, esto es difícil que ocurra si el procedimiento se realiza adecuadamente y, en cualquier caso, siempre será mejor que la enfermedad que pueda transmitir. Asimismo, el uso de sustancias irritantes, presionar o incluso quemar la garrapata son procedimientos ineficientes y peligrosos, pues van a hacer que esta se incomode, se contraiga y elimine el contenido de su aparato bucal con el que se ancla a la piel, que es justo lo que queremos evitar.

En caso de encontrarnos con múltiples garrapatas, una de las medidas más eficaces es utilizar tratamientos tópicos que se aplican directamente a la piel. Sin embargo, como nos recuerda Sonia, la parasitación es sólo la punta del iceberg de un ciclo biológico que según la especie de garrapata se está manteniendo en el medio en otros animales o épocas del año. Por ello, lo mejor alternativa es identificar la especie y establecer unas medidas de control específicas tanto para la garrapata, como para la explotación, de manera que sean compatibles con la gestión ecológica del medio y el uso de productos naturales.En las cuadras esto se traduce en una serie de medidas preventivas que incluyen inspeccionar rigurosamente a nuestros animales durante todo el año, especialmente en los meses más calurosos, así como el utilizar productos tópicos que eviten que la garrapata se adhiera a la piel.

Desde Horse1 recomendamos el uso de “Ticks-off” de Hilton Herbs como producto tópico que posee una fórmula efectiva, sin pesticidas y segura tanto para caballos, como para perros. Además de mantener el pelo brillante, evita también la adherencia de los huevos de moscas y posee esencia natural con efecto calmante. Un producto muy útil para mantener a tu caballo piro-free.

Hasta pronto!

Coby Bolger 

 Productos Relacionados

 

Ticks-Off - Hilton Herbs - 946 ml

Ticks-Off - Hilton Herbs - 946 ml

 

Author: Coby BolgerWebsite: http://www.linkedin.com/pub/coby-bolger/1b/871/883Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Directora General Horse1 S.L.
About
Coby es nutricionista equina y jinete internacional de Concurso Completo de Equitación habiendo participado en numerosos concursos internacionales en toda Europa. Actualmente trabaja en la investigación y mejora de la nutrición equina e imparte clinics y clases sobre nutrición y entrenamiento.